Cómo limpiar la silla del auto para bebés

Nos encantaría decir lo contrario, pero la sillita para el coche de tu bebé va a requerir de mantenimiento.

Por muy poco que salgas a pasear en auto, los niños son inquietos, con habilidades motoras deficientes y están propensos a “accidentes” (babeo, vómitos y derrames del pañal), por lo que, es probable, que deberías higienizar su espacio de vez en cuando.

Aparte, la sillita del coche la van a necesitar por mucho tiempo.

Los niños deben viajar, en la parte central del asiento trasero del auto (con muy puntuales excepciones) y a contramarcha hasta cumplir los 4 años o, de ser posible, más tiempo.

Así que es inevitable la necesidad de limpiar el asiento de manera parcial o integral (desarmando las piezas extraíbles), pero antes hay que saber lo que indica el fabricante.

Las sillas para bebés incluyen manuales de instrucciones (físicos o descargables) donde se indican todos los pormenores, así como qué partes del acolchado se pueden lavar en lavadora o no.

También, el manual explica la forma correcta de montar y desmontar la silla al vehículo, así como la edad o peso adecuado para su uso. Algunas sillitas son “multietapas”, y se adaptan a las necesidades del niño. Lo cierto es que indistintamente al mueble que elijas, debe estar homologado según las normativas del país y ser de buena calidad.

¿Cómo efectuar el mantenimiento de una silla de autos para bebés?

Los niños pequeños son más susceptibles a sufrir de infecciones o contraer enfermedades asociadas a virus y bacterias. De ahí, la importancia de mantener su entorno aseado, incluyendo la sillita de paseos.

Si salimos en coche habitualmente con nuestro hijo, lo mejor es hacer la limpieza de la misma de manera recurrente, sin necesidad de que sea exhaustiva (a menos que el bebé manche la silla con algún tipo de fluido o alimento).

Cómo hacer la limpieza diaria de la silla

Si tu bebé usa a diario la sillita de paseos, bien sea para ir a casa de algún familiar, a la guardería u a otro lugar, es imperioso higienizar la misma valiéndose de toallitas húmedas y, de ser posible, una aspiradora.

No será necesario desmontar la silla del coche a diario. Basta con pasar la aspiradora por los alrededores de la silla para eliminar cualquier resto de comida, migajas o cualquier otro residuo.

Y, paso seguido, limpiar las piezas sólidas con toallitas húmedas, las mismas que usamos para limpiar al bebé.

No es conveniente emplear productos químicos fuertes (aun cuando sean de uso comercial), debido a que pueden dañar los materiales de la sillita o, en el peor de los casos, generar algún problema de salud a nuestro pequeño.

De esta manera, queda descartado el uso de desinfectantes (se asocia con casos de asma), productos con amoniaco y siliconas, entre otros.

¿Cómo limpiar sillas de plástico negro?

Si la sillita de paseo necesita una limpieza más profunda, puede que resulte conveniente extraerla del coche y retirar todas las partes desarmables (siempre con mucha atención para poner todo nuevamente en su sitio) y limpiar las partes plásticas, en caso de que sean de color negro, con una esponja humedecida en agua y jabón.

Se debe retirar todo el sucio con la esponja y acto seguido aclarar el jabón con paños húmedos (o, de ser posible, agua directo).

Una vez listo, se deja al sol. Los rayos solares, además de eliminar el excedente de agua, tienen la capacidad de esterilizar la superficie, a la vez que desaparecen los aromas propios del jabón.

¿Cómo limpiar una silla blanca de plástico?

Si en la sillita de tu bebé predominan las partes blancas o de colores claros, la limpieza exige un poco más de cuidado.

La manera correcta de limpiar las partes plásticas blancas es haciendo uso de una mezcla de agua, jabón suave y lejía. Una vez trapeado todo el cuerpo del mueble, se seca a la luz solar y por último se limpia, una vez más, con un paño humedecido en agua oxigenada.

El agua oxigenada, aparte de contrarrestar el olor de la lejía, devuelve la pulcritud a la sillita. Quedará impecable y estará lista para volver a usar dentro del coche.

Cuando decidimos efectuar una limpieza profunda de la sillita, debemos tomar en cuenta que podemos demorar más de un día y, si no contamos con una sillita de remplazo, será imposible salir en coche con nuestro bebé.

Tips y consejos para limpiar la silla de paseo

Usar una funda protectora. Lo maravilloso de usar una funda, es que es fácil de desmontar y lavar. Se pueden meter a la lavadora e incluso a la secadora o secar al sol.

Intenta no comer en el coche. Vale, sé que puede ser algo difícil porque los niños suelen tener hambre constantemente y más en viajes largos, pero, al menos, intenta llevar alimentos sólidos, fáciles de limpiar.

Coloca fundas a las butacas del coche. A veces la limpieza se extiende más allá de la sillita para el bebé y debemos asear las butacas. Para evitar males mayores, considera colocar, también, fundas protectoras a cada una de las plazas del auto.

Toallitas húmedas al rescate. Cuando se viaja con niños es oportuno llevar toallitas húmedas en el salpicadero o portamapas del coche, para limpiar, lo más pronto posible, cualquier derrame o mancha.

¿Qué productos de limpieza son los más adecuados para desmanchar la silla?

Jamás usaríamos un detergente muy fuerte para lavar la ropa de nuestro, bueno, lo mismo ocurre con la sillita de coche. No es conveniente emplear detergentes fuertes o productos abrasivos.

Lo mejor es intentar usar desinfectantes de origen naturales (bicarbonato, limón, etc) o químicos sutiles (agua oxigenada o alcohol). También, se puede emplear lejía, algunas gotas de jabón de lavaplatos (cortagrasa) y siempre, pero siempre, limpiar con abundante agua y dejar el mueble al aire libre, bajo la luz del sol.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí

Me llamo Ángela. Todo comenzó hace 4 años cuando tuve a mi pequeño Mateo y me gustó tanto que tuve a una niña llamada Valentina. Intento escribir sobre mi experiencia y dar consejos para ayudarte desde el parto al posparto y los primeros años.

Recientes